Sábado,27 de mayo de 2017

‘El presagio de Horus’, ciencia ficción y la humanidad al borde de la extinción

Ciencia ficción, supervivencia y la raza humana al borde del abismo. Con este planteamiento debuta en la novela la escritora madrileña Beatriz G. López, que lleva un año presentando su ópera prima, El presagio de Horus, un libro camino de la segunda edición y del cual hemos hablado en la redacción, tras su paso, entre otras presentaciones, por nada más y nada menos que la Feria del Libro de Madrid.

“Año 3661. La raza humana se encuentra al borde de la extinción”. Así reza la sinópsis de ‘El presagio de Horus’. Con semejante augurio, ¿a qué se enfrenta el lector?

Tensión. Me lo han dicho muchas veces, que no terminan de salir de un problema y entran en otro. La tensión está ahí siempre y también afán por la supervivencia. No tanto de la especie si no más de los protagonistas. Y todo eso aumenta porque se desarrolla todo en una isla, con lo cual la sensación de encierro es más grande.

El apocalipsis de nuestra raza siempre es un tema recurrente en la ciencia ficción. ¿Cómo lo desarrollas? 

Es un apocalipsis pero no como de costumbre. Aquí la naturaleza ha recuperado lo que es suyo después de tanto tiempo siendo manipulada por la mano humana. Pero lo que me interesa y reflejo es que el ser humano tiene mucho afán de destrucción y al final, con sus actos, tengo la sensación de que acabará destruyendo su entorno. Eso sí, espero que dentro de muchos años. Ese es mi presagio (ríe).

Calypso es la protagonista. Imposible no preguntarte qué hay de ella en ti y viceversa.

Todos los personajes y todos los acontecimientos tienen algo de mí y yo algo de ellos. Cuando tú creas un personaje lo haces del modo en el que ves la vida y afrontarías ciertas cosas. Pero Calypso es un personaje del estilo que me gusta, en cuanto a personajes femeninos. No es un personaje que necesite ser rescatado. Es fuerte, sabe lo que quiere y no necesita ser líder.

Horus, Calypso, Urania… La mitología antigua está muy presente.

La mitología son solo los nombres. De hecho los personajes dejan de creer en los dioses. Ningún Dios habría dejado que ocurriera algo así. Entonces ellos creen más en el destino que en una mano divina que les protege, porque ellos no están protegidos.

En todo libro de ciencia ficción siempre hay algo de verdad. ¿Cuál es aquí tu verdad?

Siempre te basas en algo que conoces. Y es verdad que todas tienen algo de verdad. Aquí la verdad son las relaciones entre los personajes. Cómo el ser humano podría enfrentarse a algo que debería unirles. Cuando alguna amenaza viene a un grupo de personas desde fuera, ese grupo tiende a unirse y esa situación y como llega al límite es la verdad dentro de la ciencia ficción.

Pese a estar al borde de la extinción ¿Hay esperanza?

La esperanza es algo que incluso en las peores situaciones no se puede perder, porque entonces no te queda ningún motivo para vivir. Y ellos quieren vivir.

Durante el proceso creativo, ¿cuál ha sido el obstáculo que te has encontrado hasta escribir la última página?

Por suerte no ha habido ninguno. Además he tenido la ayuda de mi pareja, que escribe el prólogo, y cuando tenía dos vertientes por dónde tirar la historia él me ayudaba a reencontrarla. Y entre mes y medio dos meses lo escribí, pero luego la corrección lleva más tiempo, porque siempre lees y soy muy perfeccionista y siempre quieres añadir o quitar algo, pero por fortuna siempre he podido seguir.

Y finalmente, una novela premiada, presentada en varias librerías y presente en la última Feria del Libro. Mejor debut imposible.

Es genial. Cuando empiezas a escribir lo haces porque sientes esa necesidad de expresar lo que tienes que decir. No te imaginas que vayas a estar en algo tan importante como la Feria del Libro de Madrid.  Aunque solo sea una tarde o un rato. Pero para alguien novel, es demasiado.