Viernes,24 de marzo de 2017

‘La Asamblea de las mujeres’, la revolución a ritmo de chirigota llega a Fuenlabrada

En el 392 a.C Aristófanes, el rey de la comedia por entonces, se saca de su ingenio La Asamblea de las mujeres, la rebelión femenina liderada por Praxágora para arrebatar el poder de Atenas a los hombres. Entre ellos, su marido, Blípedo. 

Más de 2.000 años después, Juan Echanove y Bernardo Sánchez recuperan el texto de Aristófanes con Lolita como Praxágora y Pedro Mari Sánchez como Blípedo. “Blípido es un hombre aferrado a su concepción del mundo, que es que el hombre es el que manda. Es un machista recalcitrante. Un hombre con poder en la Asamblea de Atenas y que representa al poder establecido más tradicional. Es un manipulador, un gran demagogo que ve su mundo en peligro porque su mujer encabeza una revolución para poner el Gobierno de Atenas en manos de las mujeres, con lo cual se le caen los palos del sombrajo y tiene dudas hasta de su identidad”, explica el actor para Al Cabo de la Calle,

Comparte escenario y matrimonio en la ficción con Lolita, la auténtica revolucionaria de La Asamblea de las mujeres y que encarna a Praxágora, con la que guarda distancias. “Meterme en la piel de otra persona me gusta. Y esa es la magia del teatro. No tengo espíritu de líder. Sí me veo como alguien luchadora, pero espíritu de líder y esa manipulación que ella hace no me veo mucho. Quizá tenga la fuerza y el temperamento, pero no el liderazgo”.

Tanto Lolita y Pedro coinciden en ensalzar la química de todo el reparto y especialmente entre los dos, amigos desde hace muchos años y ahora compañeros de tablas. “Somos energías que se complementan y que funcionan bien y saltan chispas en esa energía. Nos conocemos desde que eramos críos. Yo trabaje con su madre en la película Casa Flora, una película icónica del cine pop español. Después de muchos años nos hemos encontrado para hacer este proyecto y funciona muy bien el tipo de trabajo que hacemos".

REÍRSE DE LOS DEFECTOS 

La Asamblea de las mujeres es una comedia en toda regla. Y en esta adaptación la crítica mordaz y ácida hacia la sociedad viene de la mano de  Javier Ruibal, el músico gaditano que pone ritmo de chirigota a una obra que no ha perdido su actualidad.  “Colocar la esencia del texto en tono de chirigota, obra del músico Javier Ruibal, el genio de la bahía de Cádiz, viene a cuento porque son nuestros propios referentes, y la manera que tenemos de ver la realidad social, política y personal de nuestro país para reírnos de nuestros defectos”, cuenta Pedro durante la conversación. 

Lolita recoge el testigo de su compañero y no se queda atrás en la reflexión que se aborda en clave de humor en esta gran comedia. “Desgraciadamente los seres humanos tropezamos en la misma piedra muchas veces. La mujer no ha llegado a estar a la altura del hombre en muchos aspectos, sobre todo el laboral. Todavía nos queda por reivindicar mucho”.

Porque en definitiva, la adaptación de Juan Echanove y Bernardo Sánchez del clásico de Aristófanes nos enseña nuestras miserias, evolutivas, pero eso sí, con mucho humor, ritmo y sin perder frescura. “La obra plantea la duda de qué haríamos nosotros si tuviéramos el poder, porque cuando no lo tenemos nos permitimos el lujo de decir que somos mejores, pero cuando lo tenemos es cuando realmente hay que demostrar que uno es el mejor. Y eso sí, no hay frivolidad, pero lo que sí hay es descaro para mostrar estas cosas” que, por supuesto no nos perderemos en su próxima cita en el Tomás y Valiente de Fuenlabrada.