Domingo,26 de marzo de 2017

‘La barca voladora’, una aventura filosófica a través del Atlántico

Juan Enríque Soto visitó la redacción para hablarnos de su novela

Con la improvisación por bandera, viento en popa a toda vela. Así es como surca el Atlántico La barca voladora, el segundo trabajo de Juan Enrique Soto, escritor afincado en Griñón que visitó la redacción de Al Cabo de la Calle para hablarnos de su último trabajo hasta la fecha.

La barca voladora es una novela  absolutamente improvisada en la que me puse a escribir un párrafo, me gustó y nunca me planteaba pensamientos en futuro. Simplemente cuando tenía un momento, cogía el cuaderno, leía lo que había escrito antes y así la novela fue avanzando”, explica este escritor por vocación que se “gana la vida como policía”, como confiesa sentado frente a la grabadora.

La novela está ambientada en el siglo XVIII, la centuria de las revoluciones liberales, un aspecto del que bebe de lleno el personaje principal. El protagonista se pasa cruzando el Atlántico los 30-40 años que dura la novela. Es como un desafío al azar, un acto de rebeldía”. En definitiva, “un modo de afirmar que el barco es algo más”.

De esta forma se configura un libro donde “la mayor parte de la trama se está navegando. Siguiendo esa línea, podría ser una novela de aventuras, pero hay mucho trasfondo existencialista por detrás incluso, la filosofía de vida del propio personaje. Como digo yo: es una novela de aventuras filosófica o una novela de filosofía aventurera. Lo que se parece un poco a esa Odisea de Homero”.

Un libro recomendado para todo aquel lector que tiene alma aventurera, abierta a la reflexión. Un acto reivindicativo en pro de la lectura. “Ler es una actividad fundamental para crecer personalmente, no ya solo evadirse de la realidad. Nos hace más humanos, mejores personas, nos sentimos más felices, vivimos aventuras y este libro es lo que propone: una aventura de leer que no te deja indiferente, que te remueve y te deja un gustillo extraño. Eso lo consigo con esta obra en la que a veces me reía a carcajadas y otras lloraba mientras escribía”.

Así que si quieren sentir fuertes emociones y dejar volar su imaginación con la barca de Juan Enrique Soto, éste es su libro.