Martes,28 de marzo de 2017

“Nos mataremos si vemos que hay algún acto de relevo generacional”

Javier Cansado, Javier Coronas y Pepe Colubi son los 'Ilustres Ignorantes' de la televisión y el teatro

Javier Coronas, Javier Cansado y Pepe Colubi no necesitan presentación. Son los ‘Ilustres Ignorantes’ de la televisión y ahora del teatro, por donde llevan su ‘World Tour’ para filosofar y reírse de todo y de todos, incluidos, por supuesto, ellos mismos. A su paso por Fuenlabrada, después de poner al público en pie, tuvieron un rato para atender a Al Cabo de la Calle entre bastidores y seguir con ese torrente de risas que está arrasando los auditorios de toda España. 

¿Cuál es el requisito para ser un ‘Ilustre Ignorante’?
PEPE COLUBI: No ser ilustre. Lo de ilustre es una broma. La ignorancia es fundamental. Y luego esa palabra tan hortera que es la química, que yo creo que se nota que existe. Estamos todos a favor de pasarlo muy bien y eso se nota.

Bajo vuestro criterio. ¿Hay que desconfiar de aquel que dice que lo sabe todo?
JAVIER CANSADO: Hombre, el sabio decía “Solo sé que no sé nada”. Y es así. Cuanto más te interesas por un tema te das cuenta lo que ignoras incluso de ese tema.
COLUBI: Pero temas muy concretos: el bukake. El bukake es inabarcable. Los Danoninos... (risas).

Hablando de sabios, ¿quién sería el primer ilustre ignorante de la historia?
(Aparece Javier Coronas): Algún sumerio. El sumerio listo.
CANSADO: Homero. Que era así como muy cachondo, que todo es mentira y que inventó así todo.
COLUBI: Yo sé el que no es. No es Eduard Punset.
CANSADO: Es más yo creo que está sobrevalorado.
COLUBI: Está totalmente sobrevalorado. Yo creo que Punset, en casa por la noche, cuando toma vodka a morro y se hace cortes con una pequeña cuchilla de afeitar delante del espejo, con música de Pantera, ahí se da cuenta de que es un fraude (risas). Pero se lo ha montado de puta madre...Anuncia pan de molde (risas).

(Despúes de tomar aire entre tanta carcajada, hay que seguir con la entrevista) ¿A qué personaje histórico resucitaríais para ponerle delante del micrófono?
CANSADO:  A mi me gustan mucho los músicos y me gustaría Carl Maria von Weber, que era un cachondo.
CORONAS: Yo, Juana La Loca, porque creo que ahí hay otra versión que no se ha contado.
COLUBI: Yo resucitaría a Keith Richards.

Pero no está muerto...
COLUBI: Lleva muerto desde 1969. Se murió en la piscina con Brian Jones y desde entonces hay un mecanismo de poleas que le mueve. Está muy bien conservado, disecado y le van poniendo arrugas cada cierto tiempo. Creo que merecería la pena resucitarlo y que vuelva a Los Sabandeños, que nunca debió irse de ahí (risas).

(A estas alturas falta el aire de tanto reír y hay que ponerse un pelín 'serios') ¿De cuánta libertad disponéis para elegir los temas del programa?
CORONAS: De toda. Canal Plus nunca nos ha dicho que no podemos tocar un tema y mira que lo hemos buscado.

Entonces está permitido reírse de todo, incluso de uno mismo.
CORONAS: Sí, pero eso no lo dicta Canal Plus. Eso lo hacemos nosotros. Hay que reírse de todo, lógicamente. Canal Plus no nos pone ninguna cortapisa para hablar de cualquier cosa y nosotros decimos que hay que reírse de todo y hacer humor de todo. Sobre todo hacer humor de cosas que a Canal Plus no le van a molar (risas).

Y alguna vez se llega a pensar: este programa no sale ni de coña..
CORONAS: Eso lo hemos pensado de todos. Es una premisa que sale desde el primer programa. El invitado que viene sabe a qué tipo de programa viene y precisamente la nota dura de no tener un guión estipulado es lo que le da la libertad de estar agusto.
CANSADO: Nos apoyamos mucho en lo que decía antes Pepe, en esa palabra fea tan anticuada de la química, cualquier persona que viene de fuera se le arropa y se le mete en esta especie de mundo que tenemos y claro, no se siente nunca fuera.
COLUBI: Y lo que decía Javi de que lo pensamos de todos los programas que este no va a salir. Es verdad. Desde el primer programa. El año que viene no estaremos. Es como un leitmotiv que también relaja mucho. Y mira llevamos ocho.

Con respecto al espacio, ¿qué tiene de especial hacer un programa desde un teatro a un estudio de televisión?
CANSADO: Si es entre estudio y teatro la diferencia es brutal, estratosférica. El estudio es una cosa muy seria, muy seca, no estás arropado. Otra cosa es lo que hacemos en el Galileo, que es una cosa intermedia. En el Galileo es público que va a vernos. En el momento en el que eres capaz de enajenarte, pensar que no hay cámaras da igual. La diferencia es que en estudio estás sentado y en el teatro puedes moverte más libre.
COLUBI: Fue un salto tremendo pasar de plató, como rodamos las dos primeras temporadas, a la tercera que pasamos a Galileo y con público en directo. Fue un salto cualitativo genial.

Ahora que está de moda esto de hacer partidos políticos. Si existiera el de los Ilustres Ignorantes, ¿cuál sería su  reivindicación?
COLUBI: La cuota sería 1.500 euros a la semana para nosotros. Para empezar a hablar.
CANSADO: Yo haría una constitución nueva. Imitaría a la de los Estados Unidos, que dice algo que me parece imbatible que es que busca la felicidad del americano. ¿Cómo a alguien se le puede ocurrir perseguir la felicidad? Luego ya que lo hagan...
COLUBI: Sí pero en la segunda enmienda está la posesión de armas (risas).
CANSADO: Bueno vale, ya con eso.. Pero en fin, busca la felicidad (risas)
COLUBI: Yo añadiría, a través de cualquier sustancia.
CANSADO: Sí, sí. Sin cortapisas. Sin hacer daño
CORONAS: Y la independencia para Marina Dor (risas).

Acabamos que no hay más tiempo...¿Hay relevo generacional para Ilustres Ignorantes?
CORONAS: No, ni lo va a haber (risas). Nos mataremos si vemos que hay algún acto de relevo generacional. Salvo que sean nuestros hijos, que como dice Javi es un programa que se deja en herencia, no lo puede hacer otra persona. En todo caso hijos nuestros que estamos buscando todavía. Si hubiera alguien que lo intentara hacer, pues le mataríamos directamente (risas).
COLUBI: Yo ya me he comprado un transportador con ruedas, tipo trolley, para la bombona de oxigeno, la sonda (risas) y la bata de hospital abierta por detrás para hacer Ilustres así (risas).