Domingo,26 de marzo de 2017

Ariel Rot: “Hoy en día la originalidad es el arte de saber cómo combinar”

Ariel Rot actuará en Leganés

Acompañado de su guitarra, su voz y un piano; Ariel Rot llega al Auditorio de la Carlos III en Leganés este sábado 28 con un espectáculo, Solo Rot, que lleva más de tres años de periplo por todos los teatros de medio mundo. Un show donde se incluyen sus temas de siempre con Tequila o Los Rodríguez, canciones de cosecha propia y su último trabajo, La Huesuda. Una labor que compagina con master class que, como él mismo reconoce para Al Cabo de la Calle, “están abriendo un abanico de actividades inusitado que está siendo por lo menos entretenido y desafiante también”.

Ahora sus pasos le traen a Leganés con un show variado y original, que combina la esencia del artista con los nuevos retos que le van surgiendo conforme sigue avanzando en esto de la música. Y todo ello apoyado en su lema: “hoy en día la originalidad es el arte de saber cómo combinar”.

Con esa premisa se subirá al escenario. Pero antes, me desvela de forma distendida el verdadero alma de su espectáculo. “En un show solo como el de este fin de semana, la esencia está más en el texto de las canciones, la comunicación con el público, mi manera de tocar. No hay elementos distorsionantes. Los shows con bandas suelen ser más festivos y dinámicos, tal vez sin llegar a puntos de emoción tan poderosos como se llega en solitario. Aunque yo pretendo que éste no sea solemne y por supuesto está presente el humor y el desenfado que siempre tienen que haber en el rock and roll”.

De esta manera se empieza a fraguar Solo Rot, que como todo en esta vida va cogiendo forma conforme el artista se encamina hacia el escenario. “Es un show que en ningún momento se hace árido porque al estar cambiando de instrumentos, son tres bloques bien definidos. Son como tres conciertos en uno, porque cada uno tiene su atmósfera”.

Así se avecina un gran espectáculo para este sábado donde no falta de nada. “La parte de guitarra eléctrica, que es con la que abro, es donde hay más virtuosismo instrumental. La parte del piano es como más bohemia. Y la acústica, que es el momento de máxima comunicación con el público, porque también están presentes las canciones que le gusta cantar a todo el mundo, que la gente conoce y participa más”.

Todo ello mezclado en una gran coctelera como el Auditorio de la Carlos III. Un rincón diferente, más cercano y que provoca la perfecta comunión entre el artista y sus fans. “Tocar en aforos reducidos es especial por los silencios y la atención del público. Toda la atención está puesta en lo que ocurra en el escenario. A veces toco este mismo show en clubs, pero ahí hay chicas, hay copas, hay charlas... Más murmullo de fondo. En el teatro no, uno se siente muy observado y muy examinado también”.

Con esa responsabilidad, pues, es normal que los nervios, a pesar de los años, hagan acto de presencia. Los nervios son algo que están ahí. Hay momentos en que se manifiestan con más evidencia y otras veces están pero no los notas. Hay muchos factores que hay que cuidar cuando uno se sube al escenario: la voz, la memoria,  o que no fallen las manos. Demasiadas responsabilidades”.

HISTORIA DEL ROCK
El nombre de Ariel Rot es de sobra conocido por todo aquel que se dice amante del rock and roll. Muchos años con Tequila, Los Rodríguez y, después, en solitario. Tantos años de bagaje en la mochila de los recuerdos que siempre estarán presentes.

“Llegado a una edad todos tenemos nostalgia del pasado. Creo que a nivel profesional he hecho una carrera coherente y estoy muy contento de cómo se ha ido desarrollando. Pero evidentemente uno extraña sus años de juventud y los amigos de aquella época, pero no en el sentido de que esa época es mejor que la de ahora. A nivel artístico fue un gran desafío quedarme solo y lo he llevado a la máxima expresión saliendo solo al escenario. Eso ha sido un gran aprendizaje y probablemente si hubiese seguido en una de esas bandas nunca hubiese llegado a ocurrir esto”.

Unos inicios en plena evolución del rock, con el advenimiento de otros estilos como el punk o los noventa “saturados del sonido anglo” que propiciaron la búsqueda de las raíces. Un género que se ha cambiado hasta en la forma de comunicarse cara a cara con el público, como reconoce el artista argentino. “Hoy en día los conciertos son casi parques temáticos, ya no son conciertos de rock. Ahora son como grandes eventos, casi como un partido de fútbol”.

Por eso surge un nuevo giro a los orígenes, con escenarios reducidos como el de este sábado en Leganés, para el que Ariel asegura que quien lo vea “se va a sentir más guapo, más joven, más feliz y, tal vez, inmortal”.