Sábado,29 de abril de 2017

Danny Daniel: “Estoy en mi mejor momento, con más ilusión incluso que cuando empecé”

A sus 71 años, Daniel Candón de la Campa, conocido artísticamente como Danny Daniel, se siente en su mejor momento y regresa a Madrid 30 años después.

El próximo sábado 16 de febrero estará el Teatro Buero Vallejo de Alcorcón para presentar su nuevo disco con siete canciones inéditas, y que incluye las inolvidables Por el amor de una mujer o El Vals de las mariposas.

Con un marcado acento asturiano que su estancia en Miami desde hace más de 20 años no ha logrado borrar, habló con Al Cabo de la Calle para comentar su pasado, presente y futuro en el mundo de la canción melódica en español.

30 años sin venir a Madrid, ¿por qué una gira después de tanto tiempo?

Me encuentro mejor que nunca y ya era hora de que volviera a Madrid. Los comentarios de los fans en las redes sociales han hecho que me lanzara a hacer el disco y decidirme de una vez a volver a mi casa.

En Alcorcón, ¿va a presentar el nuevo disco o es un homenaje a ti mismo?

Es un nuevo disco, un disco que terminamos hace cinco meses. Vine en noviembre a presentarlo en la SGAE, Por una mujer se llama. Es un disco con siete canciones nuevas y dos clásicas, como Por el amor de una mujer y El Vals de las mariposas.

¿Hasta cuando la gira?

No tengo la fecha de vuelta a Miami. Calculo que entre tres y cuatro meses voy a estar aquí. Tengo muchas cosas que hacer aquí; tengo muchas televisiones, muchos conciertos. En mi tierra tengo pensado hacer una gira de unos ocho conciertos. Tengo que ir a Bilbao, a Valencia, a Barcelona. Es que hay mucha gente de mi época, que ya no va a cumplir más 50 años, que tiene muchas ganas de verme.

¿Qué público prefiere, el latinoamericano o el español?

Todos. Me da igual que el público sea español o sudamericano. En definitiva, yo canto en español y me encantaría que todos los que hablaran español fueran mi público.

Comenzó siendo futbolista, ¿mantiene algún tipo de vínculo con el mundo del fútbol?

Estoy tan relacionado con el mundo del fútbol como con el mundo de la música. El fútbol para mí es muy apasionante. Yo soy asturiano, soy de Gijón, y mi equipo está en Segunda, peleando por mantenerse en Segunda. Estoy sufriendo como un perro cada vez que el Sporting pierde. El fútbol lo tengo muy dentro.

Una de las ilusiones que tenía de pequeño era salir de su tierra y vivir aventuras. Esa ya la ha cumplido. ¿Qué otra ilusión, que tuviera de pequeño y que recuerde, ha cumplido a lo largo de su carrera?

La única ilusión que siempre tuve era ser un jugador de fútbol importante de Primera División. Pero tuve muchas lesiones y, cuando dejé el fútbol, ya con 26 años, me di cuenta que ya no podía continuar con la rodilla mal y los tobillos mal, hecho un desastre. Cuando salí de Gijón, nunca fui con una misión, con algo claro en mi mente. Mucha gente me decía que me apuntara a cine, a teatro, pero todo vino por sorpresa, aunque a mí siempre me gustó la música. Pero el que yo haya empezado a componer, a tener éxito, ha sido todo una sorpresa. La ilusión que yo tengo ahora es vivir mucho tiempo, que me quedan muchas cosas por hacer. Si escuchas el disco, te darás cuenta que hay canciones muy bonitas. Ahora estoy en mi mejor momento, con mucha ilusión, más ilusión incluso que cuando empecé, que cuando salió El Vals de las Mariposas. 

Nino Bravo, Julio Iglesias, usted mismo se lanzaron a la fama utilizando como trampolín los festivales. Ahora existen programas como ‘La Voz’, ‘Operación Triunfo’ que facilitan ese salto. ¿Qué piensa sobre este cambio en el panorama musical?

A mí me hubiera gustado que en mi época hubiera habido este tipo de cosas. Quien gana un programa como Operación Triunfo o La Voz se convierte un poco en estrella. Pero el que ganaras un festival en mi época no significaba absolutamente nada, ni siquiera hacer un disco. Me da un poco de pena porque va mucha gente a esos concursos y sólo gana uno, y los que no, se quedan ahí. Todos los artistas que han pasado por Operación Triunfo, que me imagino que serán miles, ¿dónde están?. Eso es lo que a mí me da pena. Esa gente que tuvo la gloria en la mano, que iban por la calle y la gente los saludaba porque los conocían y, de pronto, desaparecen porque no ganaron.

¿Crees que en España enterramos a nuestros mitos y dejamos que los nuevos ‘triunfitos’ los reemplacen?

No creo que sea así. Hay artistas en España que nunca fueron valorados como deberían haberlo sido. Hay una persona, una cantante que se llama Rocío Durcal que, para mí, era la mejor cantante y que, sin embargo, en España nunca le dieron la cancha, como se dice en América. Rocío Durcal fue un éxito enorme en Latinoamérica y, de una manera muy especial, en México que es, artísticamente hablando, quien parte el bacalao. La música es una profesión particular en España: si aquí tienes éxito, lo tendrás en Rusia, en China, como sucede con los toreros. Pero puede suceder que un artista no triunfe en España y sí hacerlo en México, Colombia o Ecuador. ¿Por qué? No te puedo responder.

¿Ve posible el regreso a España o se queda en Miami definitivamente?

Allí tengo a mi esposa, con la que llevo 27 años, no sé si serán demasiados (ríe). Tengo tres hijos con ella, con 25, 24 y 23 años. Y es que en Miami hay muy buena temperatura, yo aquí en Madrid me acuesto con tres pantalones y cuatro pares de calcetines. Aquí hace demasiado frío. Así que sí, me quedo en Miami.