Miércoles,29 de marzo de 2017

Demanda colectiva de la asociación de afectados de Funnydent ante la Audiencia Nacional

La recién creada asociación de afectados de las clínicas Funnydent va a presentar una demanda colectiva en la Audiencia Nacional contra el propietario de estos establecimientos, Cristóbal López Vivar, que se encuentra en la prisión de Navalcarnero. Según estimaciones judiciales, la cantidad defraudada a los clientes por esta presunta estafa podría valorarse en 8,8 millones de euros.

Los abogados que van a representar a esta asociación en la causa por la vía penal, que ahora se instruye en la Audiencia Nacional, informaron a los afectados interesados de los pasos a seguir en este litigio judicial durante la presentación de este colectivo.

José Manuel Gómez, uno de los representantes de la asociación, ha manifestado a Al cabo de la calle que con esta demanda judicial quieren “averiguar dónde está el dinero defraudado y si Cristóbal López fue ayudado por otras personas para cometer la estafa”. También, se le van a pedir daños y perjuicios.

La puesta de largo de esta entidad reivindicativa se realizó en el Teatro José Monleón de Leganés. En este municipio es donde más denuncias se han presentado contra el propietario de Funnydent en toda España. Concretamente, 481. A la reunión acudieron afectados de otras clínicas dentales que esta empresa tenía en la zona sur, como en Fuenlabrada, Alcorcón o Móstoles.

Una de las principales preocupaciones de las personas que estaban realizándose un tratamiento bucodental en el momento del cierre de las clínicas es el pago a las entidades financieras a las que pidieron créditos para adelantar el pago de dichos tratamientos.

“Solo una de las financieras está dando soluciones a los afectados”, indica el representante de la asociación, quién apunta que algunos de los estafados “están empezando a padecer problemas psicológicos”.

Hasta el momento ya se han inscrito más de 300 pacientes de las clínicas de Funnydent a esta asociación. El cierre de los nueve establecimientos que tenía la empresa, siete en Madrid y dos en Cataluña, afectó a 2.200 clientes a finales del pasado mes de enero de la noche a la mañana.