Domingo,26 de marzo de 2017

Desvirtuando los Plenos

La llegada de nuevos partidos políticos a las Corporaciones locales ha contribuido a pluralizar la vida pública y a enriquecer con más propuestas y más puntos de vista las sesiones plenarias de los distintos municipios. Cualquier nuevo prisma que contribuya a sumar, que ayude a arrojar más luz sobre cuestiones que afectan a una localidad, será siempre bienvenido.

Los Plenos son espacios de participación donde los responsables políticos exponen sus propuestas para mejorar la ciudad, lugares de encuentro donde los vecinos pueden comprobar a qué se dedican sus representantes y fiscalizar, aunque sea una vez al mes, la labor de unos y otros, de Gobierno y oposición.

Sin embargo, en las últimas fechas se está produciendo un fenómeno que no está contribuyendo precisamente a fomentar la participación de la ciudadanía en la vida pública de sus respectivas ciudades.

Los Plenos se están convirtiendo en interminables y agotadores maratones que se prolongan hasta altas horas de la noche y que en algunos casos deben incluso interrumpirse para continuar al día siguiente. Sesiones de horas y horas de duración con una treintena de puntos en su orden del día que sólo provocan desatención y desinterés en los ciudadanos, que asisten con incredulidad a mociones que poco o nada tienen que ver con su ciudad y que contribuyen a desvirtualizar el sentido natural de los plenos.

Al menos, en la mayoría de los casos los Plenos se retransmiten por Internet, de manera que los sufridos vecinos y vecinas que aún muestran algún tipo de interés por las cuestiones que en ellos se tratan tienen más sencillo poder conciliar su vida familiar.

Todos y cada uno de los partidos políticos que componen los Ayuntamientos están legitimados para presentar las mociones y propuestas que crean convenientes, pero no deberían dejar de lado cuál es el sentido último de las sesiones y qué es lo que los votantes esperan de ellos, que no es otra cosa que una mejor gestión de los recursos municipales y, en definitiva, que les faciliten y les mejoren en la medida de lo posible su día a día. Para cuestiones de índole nacional o supranacional existen otros foros. Para intentar justificar sus retribuciones, también.