Miércoles,29 de marzo de 2017

Dos empresas pagaron su deuda con EMUVISA en base a una tasación “sin validez”

La auditoría de gestión de la empresa pública EMUVISA realizada por el Ayuntamiento de Arroyomolinos y que está sobre la mesa de la Fiscalía ha revelado prácticas que han llamado poderosamente la atención a los responsables municipales.

Una de las más curiosas se produjo en mayo de 2010 cuando EMUVISA llegó a un acuerdo con dos empresas privadas mediante el cual se liquidaba una deuda de 3,4 millones que estas empresas tenían con la sociedad de titularidad municipal. En virtud de dicho acuerdo, las compañías entregaban a la sociedad municipal dos parcelas valoradas en casi 5 millones de euros, mientras que la empresa pública abonaba los 1,6 millones de diferencia entre la valoración de dichas parcelas y la deuda real que tenían con EMUVISA.

El acuerdo contenía además otra sorpresa que ha revelado la auditoría pública: la valoración de las parcelas se realizó en base una tasación “sin validez”. En concreto, la tasación se realizó con fecha 6 de noviembre de 2009 y su validez llegaba hasta el 6 de mayo del año siguiente, sin embargo, el acuerdo de dación en pago de las parcelas para solventar la deuda de ambas empresas se firmó el 18 de mayo, es decir 12 días después de que la tasación hubiese perdido validez.

Según los datos de la auditoría, cada una de las dos empresas, que además pertenecen al mismo grupo empresarial, aportaron sendas parcelas con un valor cercano a los 2,5 millones de euros, respectivamente. Por su parte, la empresa pública pagó algo más de 1,4 millones a una de las compañías y más de 150.000 euros a la otra para compensar por el “exceso” del valor de las parcelas aportadas en pago.

“Se está utilizando una tasación sin validez, lo que puede repercutir a la baja en el valor de los activos recepcionados”, señala la auditoría, que abarca la labor de la compañía en las últimas legislaturas de Gobierno del PP. Además, el documento añade que “no es habitual, y menos en las fechas en las que se produjo la operación, aceptar una dación en pago teniendo que abonar un importe que suponía un 45% del valor total de la deuda”.