Jueves,30 de marzo de 2017

EDITORIAL LEGANÉS: Sin novedad en el nuevo PP de Leganés

Si alguna virtud ha tenido el proceso electoral en el seno del PP de Madrid, por el que Cristina Cifuentes se ha proclamado legítimamente nueva presidenta regional de los populares, es el de revelar la creciente desafección y la constante sangría de militantes que está padeciendo la formación de centro-derecha en nuestra Comunidad, a juzgar por la escasísima participación (apenas un diez por ciento) de la militancia en las primeras elecciones directas a presidente regional del partido.

Sin embargo, esta enfermedad degenerativa que padece el PP, –y que se traduce en constante pérdida del brío y la masa muscular que antaño exhibía con orgullo– parece que, de momento, no preocupa demasiado a sus dirigentes, cuando debería ser su principal preocupación. Algunos la achacan a los casos de corrupción, otros al abandono de las ideas y los principios que antaño abanderaba el PP, otros a la endogamia crónica y otros a la falta de autocrítica por los malos resultados electorales. Sin embargo, parece que en la casa popular ese debate tan necesario para la regeneración del partido “nunca toca”, y esa falta de debate y de autocrítica es, precisamente, el síntoma más evidente de la enfermedad.

Pero, sea como fuere, a quienes menos parece preocuparles es a los concejales y dirigentes de la gestora que actualmente gobierna el PP de Leganés. Una gestora impuesta en vísperas de las Elecciones Municipales y Autonómicas de 2015 en circunstancias muy poco claras y peor justificadas, justo después de que la anterior dirección del PP regional fulminara inexplicablemente al anterior Alcalde y Presidente del PP local, Jesús Gómez, impidiéndole repetir candidatura a la alcaldía de Leganés.

Han pasado justo dos años de aquellos sucesos, y todas las partes, hasta hace apenas una semana, han guardado un espeso silencio; a pesar del catastrófico resultado electoral que obtuvieron los populares con una candidata impuesta por Génova que nadie conocía, que no conocía a nadie, y que desde la misma noche electoral no volvió a pisar suelo pepinero. Y con una candidatura también seleccionada e impuesta por la susodicha y por unos enviados especiales que tenían precisas instrucciones para proceder a la demolición controlada del primer equipo popular que logró gobernar Leganés durante toda una legislatura. Un silencio prudente en algunos casos –los damnificados, que por responsabilidad no quisieron perjudicar aún más al partido--, y culpable en otros –los que se beneficiaron de la absurda escabechina perpetrada en un equipo ganador-- pero en ningún caso inocente; pues la autocrítica por el pésimo resultado electoral y por la pérdida de la alcaldía brilló por su ausencia bajo el siempre tramposo y cínico lema de “mirar al futuro”.

Pero treinta significados militantes del PP de Leganés –y puede que no sean los últimos-- se cansaron de mirar al futuro con un puñal clavado en la espalda, mientras eran ignorados por la gestora local en el presente y borrada la memoria de sus servicios al partido y a la ciudad en el pasado. Entre ellos está el fundador de AP en Leganés, la anterior Secretaria General, el anterior Portavoz, numerosos cargos del único gobierno municipal que ha ostentado el PP en Leganés y hasta miembros de la candidatura que encabezó María Eugenia Carballedo; sin olvidar a muchos militantes de base muy activos que, en pasadas legislaturas, contribuyeron a cimentar el crecimiento electoral que llevó al PP al gobierno de Leganés. Y algunos de ellos, exconcejales incluso, han llegado incluso a coquetear con los superhéroes vecinales que tantas injurias y sinsabores les infligieron en el pasado. ¡Vivir para ver!, aunque también hay que comprender su desesperación por la injusticia de que fueron víctimas, injusticia que los beneficiarios de ella jamás repararán.

¿Respuesta de la gestora pepinera? Hay que seguir mirando al futuro, somos el nuevo PP de Leganés y tenemos 60 nuevos militantes cargados de energía e ilusión. Nada de autocrítica. Nada de reflexión. Nada de problemas. Nada de nada. Sin novedad en el nuevo PP de Leganés… mientras dure.