Domingo,30 de abril de 2017

Estos colegios son una ruina

Vallas, escombros, materiales de obra esparcidos por el patio... Ese es el día a día en los colegios públicos Ciudad de Getafe y La Alhóndiga, que a día de hoy se encuentran empantanados y con las obras de reforma paralizadas.

A finales de 2014, durante la etapa del PP en el Ayuntamiento de Getafe, se elaboró el proyecto de mejora y reforma de ambos colegios. La idea del anterior Ejecutivo era comenzar los trabajos de rehabilitación de los centros en junio de 2015, una vez concluyese el curso escolar. Sin embargo, el PP salió de la Alcaldía y Sara Hernández se hizo con el bastón de mando. 

Como fuera que el proyecto redactado y a punto de ser adjudicado no tenía la firma socialista, la alcaldesa decidió paralizarlo injustificadamente, provocando que la licitación de los trabajos se retrasase un año. Lo que ocasionó que las obras se iniciasen en septiembre de 2016, coincidiendo con el comienzo del curso escolar, trastornando el arranque de las clases tanto a alumnos como a docentes.

El despropósito no acabó ahí, ya que en enero de 2017, Sara Hernández, en otra polémica decisión, rescindió el contrato con la constructora que había resultado adjudicataria para ejecutar las obras en los colegios. 

Esta resolución ha supuesto que los trabajos de rehabilitación de los dos centros educativos se encuentren, a día de hoy, paralizados sin que la alcaldesa ni nadie de su Ejecutivo sea capaz de ofrecer una fecha de reanudación de las obras. De modo que tanto escolares como profesionales de la educación se encuentran en estos momentos conviviendo con escombros y materiales de obra esparcidos, poniendo en peligro su integridad física.

La paralización de los trabajos, además, ha provocado un serio quebranto económico para las arcas del Ayuntamiento. Y es que Sara Hernández se ha visto obligada a gastar 110.000 euros para contratar una empresa que garantice la seguridad de los escolares.  Lo que pone de manifiesto un nuevo batacazo de la gestión socialista de Getafe. 

PRESIÓN CIUDADANA

La Junta de Gobierno Local, en su sesión del 11 de septiembre de 2015, aprobó “iniciar los trámites para la cesión a la Comunidad de Madrid de una parcela del PAU2 El Bercial – Universidad con destino a Centro de Educación Secundaria”. Ante la pasividad de la alcaldesa para tomar decisiones, los padres de los colegios públicos Seseña y Benavente y Vicente Ferrer mostraron su preocupación por la falta de movimiento de Sara Hernández, y alertaban del peligro que corrían los niños que empiezan la secundaria el próximo curso, de quedarse sin un centro cercano a su residencia o hacinados en aulas con un ratio elevado de alumnos.

Por ello, anunciaban movilizaciones para protestar por la ineptitud del Gobierno local durante estos dos años. Además, afeaban al concejal de Educación, Álvaro Gómez, que afirmara mantener reuniones periódicas con las asociaciones de madres y padres de los colegios Seseña y Benavente y Vicente Ferrer, “lo cual no obedece a la realidad”, como apuntan desde las AMPAS.

El anuncio de estas movilizaciones, que aún no se han producido, ha surtido efecto. Y es que el Ayuntamiento, ante la presión ciudadana, parece haber despertado y anunciaba este miércoles la cesión de forma definitiva de una parcela, para construir el nuevo Instituto de Enseñanza Secundaria de El Bercial, que estará listo para el curso 2018/2019. Ahora habrá que esperar para ver si cumple los plazos marcados o se trata de otro brindis al sol de Sara Hernández.