Domingo,23 de abril de 2017

Estos juzgados son una ruina

El estado en el que se encuentran los juzgados de Leganés vuelve a estar en entredicho. La última ha sido la caída de varios trozos de pared tras aparecer unas inquietantes grietas hace más de un año en diversas estancias de la sede judicial. 

Además, se tuvo que llegar a cancelar la entrada  por el acceso principal del edificio por la posibilidad de desprendimientos. Afortunadamente, no se registró ningún accidente que afectase a la integridad física de trabajadores y personas que estuviesen en el recinto.

Tanto la asociación de jueces Foro Judicial Independiente como la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSI-F)  se hicieron eco de esta situación y lanzaron la voz de alarma sobre la situación que se vive en los juzgados de Leganés.

El responsable de Justicia en Madrid del sindicato, Juan José Carral, denunció que se habían desprendido “varios cascotes” de una de las paredes del Decanato de los Juzgados de Leganés sin causar heridos.

Según Carral, los cascotes habían caído al abrirse una gran grieta vertical en la pared, incidencia de la que se informó a la Comunidad de Madrid hace un año. La grieta ha terminado por abrirse y ha dejado caer varios trozos de la pared.

El desprendimiento de la pared y el precintado de parte de la zona de entrada provocó el lógico estado de  alarma entre los funcionarios del juzgado. Tras el incidente se personó en la sede judicial  un arquitecto de la Comunidad de Madrid que comunicó que no existen problemas estructurales en el edificio y que los cascotes caídos eran parte del revestimiento.

El juez decano de Leganés, Rafael Rosel, ya apuntó en la memoria anual del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 2015 que en dicho edificio existían notables deficiencias, sobre todo en materia de seguridad. 

RIESGO

La más llamativa era las inundaciones en los calabozos provocadas a raíz de que algunos presos rompían los inodoros. Llegó un momento en el que todos los servicios estaban rotos y se tenía que llevar a los detenidos a otras plantas con el evidente riesgo de fuga, situaciones que llegaron a producirse.

Tras la denuncia de estos hechos se llevaron a cabo una serie de obras el pasado verano para acabar con los intentos de huida. Se habilitó una de las seis celdas del juzgado en servicio, con un inodoro y un lavabo unidos, para que los detenidos pudieran hacer sus necesidades fisiológicas dentro del perímetro de los calabozos.

Otras denuncias efectuadas en esa ocasión por el decanato del juzgado habían referencia a la climatización del edificio o a las inundaciones que se producen en los archivos o en el hall de entrada cuando se producen fuertes inundaciones, al igual que las grietas que en su época se detectaron y que ahora han dado el gran susto.

Desde la Consejería de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, órgano del que depende el juzgado,  se ha indicado que el arreglo de estas instalaciones se marcará como prioridad dentro del próximo plan de mejora de las infraestructuras judiciales.

Curiosamente, el consejero de Presidencia y Justicia, Ángel Garrido, tuvo conocimiento de los hechos estando en el Pleno de la Asamblea de Madrid y encomendó al viceconsejero, Enrique Ruiz Escudero, a mantener una entrevista con el juez decano para conocer de primera mano lo ocurrido y comprometerse para solucionar la incidencia de forma urgente.

El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, también se interesó por lo ocurrido y se acercó hasta la sede de los juzgados donde se entrevistó con el juez decano. Tras su visita, Santiago Llorente solicitó a la Consejería de Presidencia y Justicia que realice cuanto antes las reformas necesarias en el edificio. “Son imprescindibles para lograr que Leganés tenga unas instalaciones de Justicia dignas y seguras”, declaró al comprobar los desperfectos.

 

ENCUESTA LEGANÉS - ¿Cree necesaria una mayor inversión en Sanidad y Justicia? VOTE AQUÍ