Domingo,26 de marzo de 2017

Formación y competición se funden en el proyecto 16/17 del Rayo Serranillos

Más de 200 jugadores y jugadoras forman parte del proyecto deportivo del CDV Rayo Serranillos para la presente temporada. Una cifra que desde luego llama poderosamente la atención teniendo en cuenta que hablamos de un municipio -Serranillos del Valle- de apenas 4.000 habitantes, de lo cual se deduce que buena parte de las familias de la localidad cuenta con algún representante en el club serranillense, que dispone de 13 equipos de todos los abanicos de edad, desde los más pequeños (chupetines) hasta veteranos e incluso uno femenino, sección que pretenden ir consolidando poco a poco con la creación de nuevas escuadras.

La metodología del Rayo Serranillos está bien definida. Desde chupete hasta benjamín el objetivo es que los niños, aparte de divertirse, tengan una buena formación a nivel técnico y para ello se han creado unas programaciones anuales. Desde alevín hasta cadete se ha dejado un poco más de libertad en la planificación considerándose prioritario el trabajo de los elementos técnicos básicos.

Tampoco en la categoría juvenil se deja de lado el aspecto formativo, pero en este caso sí se trata de competir al máximo nivel teniendo en cuenta que la siguiente etapa (Aficionados) se trata de competición pura y dura. Precisamente el equipo Aficionado constituye el apartado más ambicioso en la estructura del club, ya que el objetivo consiste en ascender a Segunda regional.

Conviene destacar que los responsables de la entidad mantendrán reuniones trimestrales con los padres de los jugadores para conocer su opinión acerca de la evolución de sus hijos y para resolver cualquier consulta que se les plantee incluso a nivel extradeportivo.

El presidente del club, Ángel Barrios, lleva año y medio en el cargo y dice estar muy satisfecho de la labor que desarrollan en líneas generales “porque hacemos algo que nos gusta e intentamos poner nuestro granito de arena en la formación de jugadores y jugadoras, además de colaborar en todo lo que podemos con nuestro municipio”.

Barrios explica que al tratarse de un municipio pequeño “estamos muy limitados en cuanto a la cantidad de jugadores que podemos tener y eso nos diferencia de otras escuelas de fútbol, pero apostamos por la enseñanza a través de una metodología que todos los entrenadores deben seguir, aunque desde luego tampoco descuidamos la competición porque a nadie se le esconde que la motivación de los jugadores es mayor si se juega por un triunfo”, apostilla.