Miércoles,24 de mayo de 2017

Fulminan al presidente de la comisión de contratación de Leganés

Semana de cuchillos largos en el Ayuntamiento de Leganés. El alcalde Santiago Llorente ha decretado el cese del concejal del partido vecinal ULEG, Carlos Aranzana, como presidente de la comisión plenaria de contratación del Ayuntamiento.

El regidor toma esta decisión acusando a este edil de la oposición de llevar a cabo “continuos ataques e intimidaciones a los funcionarios municipales” y de convertir este órgano en “un verdadero tribunal de la inquisición”.

El alcalde ha acusado a Carlos Aranzana de instigar y perseguir en una caza de brujas permanente a los funcionarios del Ayuntamiento, a los que sometía a “careos constantes”.

 Según Santiago Llorente, “el concejal de ULEG falta al respeto y siembra dudas sobre el trabajo de los funcionarios del Ayuntamiento y eso es algo que como alcalde no estoy dispuesto a tolerar”.

Llorente ha añadido que el presidente de la comisión de contratación solamente buscaba “paralizar y retrasar las decisiones del Gobierno local”.

INVESTIGACIÓN

Desde ULEG han respondido que el alcalde ha “pisoteado las más elementales reglas del juego y ha evidenciado su nulo entusiasmo por la transparencia en la contratación del Ayuntamiento”.

Según este partido, a iniciativa del concejal Carlos Aranzana, “la comisión estaba avanzando en la investigación de los escándalos que rodean a las obras de remodelación del pabellón Manuel Cadenas y el cumplimiento del pliego de concesión de La Cubierta”·

Este grupo político ha pedido al alcalde que rectifique esta decisión y revoque el decreto de cese del presidente de la comisión de contratación. El concejal Carlos Aranzana ocupa este puesto desde hace un mes.

En esta comisión “se dan cuenta de los procedimientos de contratación realizados por el Gobierno local y que cuentan con el aval y supervisión de los funcionarios y habilitados nacionales. Los concejales tienen presencia y pueden hacer alegaciones y observaciones a las decisiones del Gobierno pero su papel no es vinculante ni tiene poder de decisión”, según informan fuentes municipales.