Lunes,24 de abril de 2017

Un grupo de padres saca a flote la natación de Alcorcón

Alcorcón vuelve a reivindicarse como uno de los principales semilleros de la zona sur en lo que al mundo de la natación y el waterpolo se refiere. La desaparición del histórico Ondarreta Alcorcón hace seis años a punto estuvo de llevarse por delante dos actividades que habían dado enorme lustre al municipio durante mucho tiempo, pero la entrada en escena de un grupo de padres resultó fundamental para reflotar la natación alfarera. De los inertes vestigios de aquel histórico club crearon el Club Natación Ciudad de Alcorcón y en poco más de un lustro no solo han logrado multiplicar por tres el número de deportistas sino cuadrar las cuentas temporada tras temporada.  

Al frente del Ciudad de Alcorcón figuran Francisco Ortega (presidente) y Enrique González (vicepresidente), quienes junto a los otros nueve integrantes de la directiva -todos ellos con hijos en el club- manejan el timón de una nave que por fin parece navegar con rumbo firme. 

Francisco y Enrique han visitado Al Cabo de la Calle para recordar aquellos intrincados orígenes, pero también para vanagloriarse de la intensa labor desarrollada y pronosticar un prometedor futuro. “Cuando desapareció el histórico Ondarreta por motivos económicos y de gestión, nos quedamos allí solos los padres de aquellos chicos que en aquel momento eran infantiles porque los mayores buscaron hueco en otros equipos. La situación era tan caótica”, relatan, “que no se podía asumir nada del anterior club. La única posibilidad era crear un club nuevo o abandonar el barco, que fue lo que hizo el 80 por ciento de la masa social”.

Así las cosas, se decidió formar el Club Natación Ciudad de Alcorcón en septiembre de 2011. Y no fue precisamente sencillo. “Acababa de haber un cambio político en la ciudad y existía mucha incertidumbre. Se nos dieron cuatro calles en la piscina de Santo Domingo, una instalación sobreexplotada, pero al menos logramos mantener la instalación, que era el objetivo  principal de todos aquellos pioneros que formamos el club. Apenas se quedaron un 20 o un 30 por ciento de los deportistas que estaban originalmente, es decir, alrededor de un centenar”, lo que da idea de la desbandada que se había producido.

“Los comienzos fueron muy duros sobre todo para encontrar hueco en la instalación. Hacer el primer presupuesto fue una aventura. Crear la escuela de precompetición, otra aventura. Todo fueron problemas de organización porque no teníamos experiencia organizativa ninguna y todo esto conlleva un gran sacrificio personal”, señalan antes de admitir que “aquello fue una salida hacia delante para salvar la natación y el waterpolo en la ciudad”.

Han pasado seis años y medio de aquello y su arriesgada apuesta “ha merecido la pena porque hemos logrado salvar la actividad”. Explican que “económicamente estamos saneados, que es lo más importante y tenemos las cosas muy claras. En la directiva todos somos padres y sabíamos que la única salida es echarle horas a esto e implicarse porque no había otra alternativa”.

De su progresión a nivel deportivo también hay datos irrebatibles. “Ahora estamos ya en los 350 deportistas y en una posición muy buena. Antes había mucho miedo a quedarse y ahora”, en cambio, “hay algunos de los que se fueron en su día que han vuelto”, indican sin esconder que el principal desafío consiste en disponer de más instalaciones “porque tenemos el espacio totalmente saturado. Hemos hecho varias propuestas al municipio, como la climatización y cubierta de una piscina exterior de Santo Domingo, pero somos conscientes de que es un tema muy complicado y si no se puede tendremos que darle una vuelta al tema porque para aspirar a seguir creciendo dependemos de los espacios. Hemos conseguido que aquello que empezó siendo una salida hacia delante se haya convertido en un proyecto de club y todavía podemos hacer muchas más cosas”, apostillan.

La curiosa situación de Alberto Lozano

A nivel deportivo, la noticia más relevante en la todavía corta historia del CN Ciudad de Alcorcón ha sido la prometedora irrupción  de Alberto Lozano, “un grandísimo campeón que de mantener esta progresión irá con toda seguridad a unos Juegos Olímpicos. Es todo un orgullo que se haya criado en este club”, coinciden en señalar. Sin embargo, la situación actual del joven nadador es cuanto menos curiosa, “ya que actualmente tiene ficha con el CN Sabadell, pero entrena con nosotros porque el club lo que ha buscado es favorecer al deportista. Duele un poco que un chaval que se ha formado aquí haya tenido que dar ese paso de fichar por un club de fuera de Madrid”, lamentan.