Jueves,30 de marzo de 2017

La alcaldesa de Griñón destituye a la edil Yolanda Castellanos

La alcaldesa de Griñón, María Antonia Díaz, ha firmado un decreto por el que le retira a la concejal Yolanda Castellanos sus competencias en Seguridad, Transportes y Servicios Sociales, según han informado a Al Cabo de la Calle fuentes oficiales.

Castellanos ha conocido esta decisión en la mañana de este viernes al recibir una notificación de revocación de funciones y ha subrayado que, con estas actuaciones, es "imposible reconducir" la estabilidad del Gobierno municipal. 

Esta destitución implica la retirada de sueldo a la concejal, que desde este momento únicamente cobrará una pequeña cantidad por su asistencia a los plenos en concepto de dietas.

El Ayuntamiento de Griñón está formado por dos concejales de Ciudadanos Independientes de Griñón, otros dos ediles de Conservadores por Griñón (el partido de Castellanos), los dos representantes del PSOE y el acta de Participación Ciudadana de Griñón. El PP cuenta con seis concejales en la oposición.

"Esto es una vergüenza. Todo estaba preparado desde hace tiempo", ha dicho Castellanos en declaraciones a Al Cabo de la Calle y ha descartado iniciar cualquier acción política como represalia a su destitución.

Desde este viernes, las competencias en Seguridad las asume José María Porras; las de Transporte, Fernando Tejero; y las de Servicios Sociales, Inés Bermejo.

Con esta remodelación, el Gobierno municipal se encuentra en minoría y tendrá que negociar con la concejal expulsada, que mantiene su acta, o con el PP si pretende sacar adelante cualquier iniciativa en el pleno municipal.

Las desavenencias entre Castellanos y el resto del equipo de Gobierno se hicieron públicas en noviembre pasado después de que la edil destituida rompiese la disciplina de voto en una sesión plenaria. 

La concejal, además, dijo esta semana en una entrevista con Al Cabo de la Calle (pinche en el enlace para consultarla) que no veía a Porras, compañero de partido, capacitado para asumir la Alcaldía en virtud del pacto suscrito al inicio de legislatura y que contemplada un cambio de alcalde en enero de 2014.

El edil de Comunicación, Fernando Tejero, ha destacado que la destitución de Castellanos obedece a la "falta de lealtad" al Gobierno local y a la "desconfianza" que existe hacia ella desde el distanciamiento que existe entre las dos partes.

"Sólo se ha dedicado a sus menesteres y a sus cosas", ha apuntado Tejero. El concejal, por otra parte, ha explicado que el Ejecutivo municipal ha pagado más de cinco millones de euros en deudas que, según su opinión, generaron los anteriores gestores de Griñón. 


Vídeos de YouTube relacionados

Loading...
Loading...