Sábado,29 de abril de 2017

La alcaldesa de Moraleja solicitó expresamente que Ruth Porta se hiciese cargo de la Intervención municipal

La alcaldesa de Moraleja, Valle Luna, emitió un decreto solicitando a la Dirección General de Cooperación con la Administración Local de la Comunidad de Madrid el nombramiento, en régimen de acumulación, del puesto de Intervención municipal a favor de Ruth Porta, exdiputada socialista en la Asamblea de Madrid.

Dicha decisión fue tomada después de que no fuera posible “la tramitación de un nombramiento provisional o en comisión de servicios para el citado puesto de Intervención”, cuya plaza se encuentra vacante por baja médica, según el decreto de Alcaldía al que ha tenido acceso Al Cabo de la Calle.

La Comunidad de Madrid daría luz verde al nombramiento de Ruth Porta, que actualmente ejerce como interventora titular del Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón tras su paso por la política activa, después de emitirse un informe favorable por parte de este Consistorio.

El nombramiento de Ruth Porta ha levantado una agria polémica entre PP y PSOE. Los populares han manifestado que “en ningún caso ponemos en duda la profesionalidad y honorabilidad en el desarrollo de sus funciones de los habilitados nacionales”, pero critican que “los que deben velar por la legalidad en la gestión municipal sean del mismo partido que el equipo de Gobierno”. Además, denuncian que ha habido “sectarismo”.

La alcaldesa, Valle Luna, ha pedido respeto para los funcionarios y ha señalado que busca “gente solvente y de dilatada experiencia, capaz de sacar a este municipio de la desastrosa situación en la que el PP le ha dejado”. Desde el PSOE indican que muchos habilitados nacionales no quieren venir a trabajar a Moraleja por “la dificultad financiera y la imagen que han dejado los anteriores gestores del PP”.

Desde el Colegio de Secretarios, Interventores y Tesoreros de la Comunidad de Madrid (COSIT) han hecho hincapié en que los funcionarios con habilitación nacional “desempeñan sus funciones con estricta sujeción a las normas y bajo los principios de neutralidad e imparcialidad”.