Jueves,27 de abril de 2017

La Carrera Correcaminos de Fuenlabrada busca nuevos retos para su sexta edición

No será hasta el próximo 4 de junio cuando se dé el pistoletazo de salida a la sexta edición de la Correcaminos de Fuenlabrada, pero la prueba de este año ha empezado a calentar motores con la apertura de inscripciones el pasado 1 de marzo. El plazo permanecerá abierto hasta el 31 de mayo -o hasta que se agoten los dorsales disponibles- y el desafío consiste en superar los 1.800 participantes de 2016.

Nacida del empeño de un grupo de amigos que se reunía para correr en el parque Miraflores, la Correcaminos arrancó con una única carrera de 10 kilómetros. Con el tiempo se han incorporado al calendario una carrera infantil y otra de algo más de 5 kilómetros -la ‘Legua’- que también han logrado consolidarse. De cara a esta edición la novedad consiste en otra carrera de 15 kilómetros.

La organización del evento corre por cuenta de la Asociación ADN Corredor y su presidente, Miguel Ángel Alberca, visitó la redacción de Al Cabo de la Calle para detallar las peculiaridades de un evento que tiene su principal razón de ser en el ámbito benéfico. “El dinero recaudado por las inscripciones”, especifica Alberca, “se destina a la Asociación de Esclerosis Tuberosa, una enfermedad rara que afecta sobre todo a los niños”, relata. El año pasado se donaron 8.500 euros a esta causa “y nuestro objetivo es ir superando cada año la cantidad anterior”.

Lejos de priorizar el apartado competitivo, la Correcaminos fuenlabreña “pretende ser una carrera familiar y no que venga la gente a competir y se marche. Por eso se montan castillos hinchables, se organizan juegos y actividades paralelas y al acabar las carreras todos los corredores pueden disfrutar de una cerveza y un bocadillo de panceta para reponer fuerzas y fomentar la camaradería”, subraya.

Tampoco faltarán caras conocidas. “Ya tenemos confirmada la presencia de José Manuel Abascal y los hermanos de Chema Martínez”, señala para a continuación aclarar que “todos se pagan su inscripción”. El abanico de edades en la línea de salida es amplísimo. “Tenemos desde algún niño de dos años hasta el abuelo de 87 que corre la legua”, precisa.

La organización cuenta con 120 voluntarios el día de la carrera y uno de los detalles que más destacan los corredores “es que todo el recorrido es de tierra”. El precio unitario de las inscripciones para las pruebas de adultos es de 10 euros y de 5 para las carreras infantiles. Pueden formalizarse online a través de la página carrerascorrecaminos.org.