Lunes,22 de mayo de 2017

La Comunidad de Madrid incrementará la protección ambiental en los ríos Alberche y Cofio

Con retraso, pero finalmente la Comunidad de Madrid reacciona al eterno problema de suciedad en los ríos Alberche y Cofio. Y es que el Gobierno regional ha anunciado un incremento de la protección medioambiental y la preservación del entorno de las cuencas de ambos ríos, situados al suroeste de la región, según ha anunciado el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada.

En concreto, la medida se enmarca dentro del Plan de Gestión de la Zona Especial de Conservación (ZEC) que tiene como objetivo proteger este espacio que ocupa una superficie de casi 83.000 hectáreas pertenecientes a 19 municipios de la región.

"Es un plan en el que llevamos mucho tiempo trabajando porque estamos obligados y somos defensores de preservar el medio ambiente y mantener el compromiso firme de este Gobierno regional de un valor medioambiental más puro, limpio y ecológico", ha indicado Taboada tras la reunión con los alcaldes de los 19 municipios.

En este sentido, el consejero también ha explicado que "han dividido la zona en tres tonificaciones para preservar toda la zona de los embalses" pero también "las especies protegidas". Para ello, la Comunidad llevará a cabo una serie de objetivos y medidas de conservación, seguimiento y evaluación para identificar y combatir las amenazas al ecosistema.

Así, entre las actividades previstas se encuentra la realización de restauraciones, estudios e investigaciones, actuaciones de educación ambiental, prevención y defensa de incendios o concesión de ayudas agroambientales.

Tras el encuentro, el titular regional de Medio Ambiente también ha subrayado que "la mayoría de las alegaciones presentadas por los ayuntamientos han sido recogidos en el documento" por lo que "en general pueden estar satisfechos".

El Plan de Gestión, cuya aprobación está prevista en la próxima reunión del Consejo de Gobierno de la Comunidad, se ha sometido durante los últimos meses a un proceso de información pública en el que han participado desde ayuntamientos hasta grupos conservacionistas.