Jueves,30 de marzo de 2017

La cuarta fase

Inquietante película basada en hechos reales ocurridos en un perdido pueblo de alaska sobre personas que han experimentado encuentros en la cuarta fase.

Según una escala de medición creada en 1972, los encuentros con los extraterrestres se dividen en cuatro fases. Ver un ovni es la primera. Cuando recoges evidencias estás en la segunda. El contacto directo entra dentro de la tercera fase. Y la cuarta, la más terrible, es el secuestro. El director Olatunde Osunsanmi va un paso más que Steven Spielberg y su Encuentros en la Tercera Fase y nos ofrece un desgarrador y terrorífico documento sobre personas que han experimentado la cuarta fase. Siguiendo el camino emprendido por El proyecto de la bruja Blair y, más recientemente, Actividad paranormal, la película juega con el muy rentable interrogante de dónde termina la ficción y empieza la realidad. Y es que el director, autor también del guión, integra en la propia trama material completamente inédito y real de las investigaciones sobre el tema y muestra las terroríficas revelaciones de múltiples testigos que aseguran haber sido visitados por alienígenas. Además, la protagonista, la doctora Abbey Tyler (la atractiva actriz Milla Jovovich), es un personaje ficticio, pero tiene una base real. En octubre de 2004, Osunsanmi escuchó la historia de una psicóloga que había realizado un estudio sobre desórdenes del sueño en un pequeño pueblo de Alaska, Nome, cuyos resultados habían revelado una información tan sorprendente como aterradora. Los pacientes de la terapeuta, bajo hipnosis, reflejaron comportamientos que sugerían encuentros con seres no-humanos. Según fue investigando el fenómeno, la doctora descubrió que la desaparición de personas y sucesos extraños en la región se remontaban a los años 60. Cuanto más profundizó en su investigación, más creyó en lo increíble: las historias de sus pacientes eran evidencias de abducciones alienígenas. Tomando esta historia como punto de partida, el film mezcla la investigación de la propia doctora con las grabaciones de las entrevistas. ¿Realidad o ficción?

 

La polémica

Antes del estreno de la película en Estados Unidos, los productores registraron a una tal doctora Abigail Tyler en diversos sitios web. Pronto se descubrió que esta mujer no existía.

El marketing estaba en marcha. Por otro lado, las entrevistas que salen en el film han enfurecido a las familias de personas reales desaparecidas en Nome, Alaska, por no respetar su dolor.