Jueves,25 de mayo de 2017

Las obras del skatepark de Pinto vuelven a retrasarse hasta el mes de marzo

Las obras del skatepark van camino de emular a las de la Sagrada Familia en Barcelona. De retraso en retraso, son el cuento de nunca acabar en Pinto.

Licitadas y adjudicadas desde hace meses a Proforma Ejecución de Obras y Restauraciones por 101.450 euros, estaba previsto que los trabajos empezasen a mediados de enero y, posteriormente, el día 25 de dicho mes. Pero ni una cosa ni la otra, ya que con el paso de los días y en el lugar donde está previsto su ubicación- Parque Juan Carlos I- no hay ningún tipo de aviso de que allí se vaya a realizar ningún tipo de trabajo. 

En los últimos días, el PSOE de Pinto ya alertaba del retraso de unos trabajos prometidos por el Consistorio a los aficionados a este deporte, que cada día en Pinto siguen creciendo. Igual que aumenta su frustración ante los continuos desplantes del Ejecutivo municipal. “Los chavales están cabreados. Es la gota que colma el vaso. Han luchado mucho para que exista el skatepark y aún no hay nada”, denunciaba ante este periódico el edil del PSOE, Guillermo Portero. 

Las quejas han seguido arreciando estos días hasta tal punto que el Ayuntamiento se ha visto obligado a salir al paso con una nueva excusa del concejal de Ecología y Modelo de Ciudad, Raúl Sánchez. “La obra del skatepark se está gestionando dentro de los plazos legales. Una vez se aprueba la concesión, la empresa concesionaria dispone de un mes para remitirnos el Plan de Seguridad y Salud, y una vez recibido y aprobado el plan, la empresa dispone de un mes para comenzar la obra. El plan de seguridad y salud se recibió hace una semana, así que como muy tarde en marzo comenzará la obra”.

Esta nueva explicación del Ejecutivo municipal llega tarde para los aficionados a este deporte, que además no entienden que, si la empresa adjudicataria tenía que entregar el Plan de Seguridad y Salud de las obras, el Ayuntamiento aseguró que estas empezarían el pasado mes de enero.

Sea como fuere, las obras del skatepark se están convirtiendo en un punto negro de la gestión de Ganemos Pinto al frente del Ayuntamiento. Primero fue la redacción del proyecto primigenio lo que levantó ampollas dentro del municipio, ya que se elaboró sin incluir la valoración de los vecinos y asociaciones que practican este deporte, pese a ser una obligación en el pliego de condiciones. 

Este fallo, denunciado por el PSOE local, tuvo que solventarse con una nueva redacción del proyecto, esta vez sí con las alegaciones de los pinteños, por lo que la adjudicación de los trabajos se retrasó más de lo normal. Este punto también fu criticado, ya que no contemplaba el acceso a personas con movilidad reducida. Algo que, finalmente, también fue modificado. Y, por último, a todos estos “errores” de gestión se suma el retraso de las obras, que aunque el Ayuntamiento dice que están en plazo legal, lanza fechas como globo sonda sin conseguir apaciguar el descontento local.