Domingo,26 de marzo de 2017

Los vecinos de Arroyomolinos continúan esperando la ampliación del centro de salud

Desde el año 2007, un cartel ubicado en las inmediaciones del centro de salud de la localidad anuncia su inminente ampliación. Entonces, Arroyomolinos tenía alrededor de 4.000 habitantes. Hoy tiene en torno a 25.000 pero la ampliación prometida sigue sin llevarse a cabo, pese a que se trata de una reivindicación histórica de los vecinos de la localidad.

Y eso pese a que los programas electorales de 2007 y de 2011 del Partido Popular en el Ayuntamiento recogían esa necesaria obra. En las últimas elecciones municipales, los populares de Juan Velarde señalaban que la ampliación estaba "a punto de realizarse" y convertiría al actual ambulatorio en un centro de salud abierto 24 horas y con urgencias y especialidades. Incluso, una nota de prensa municipal anunciaba para 2012 un nuevo centro de salud en la ciudad. Los ciudadanos, sin embargo, siguen esperando.

A principios de 2012, el alcalde, junto con el viceconsejero Borja Sarasola, presentaron el proyecto de ampliación que debía acabarse en un plazo de un año y que contaría con una inversión de 2,8 millones de euros con cargo al Plan Prisma. Es decir, ni siquiera se construía con fondos de la Consejería de Sanidad, como se hace generalmente, sino que sería con coste al presupuesto de inversiones que le correspondía al Ayuntamiento de Arroyomolinos. Las obras, sin embargo, no empezaron. Se construyó un barracón que debía hacer las veces de centro temporal, pero ni siquiera abrió sus puertas.

"Estamos acostumbrados a los incumplimientos del alcalde. Son el pan nuestro de cada día", explica el portavoz del Partido Independiente de Arroyomolinos (PIArr), Francisco Ferrero. "Aún recordamos cómo antes de las elecciones de 2011 buzonearon una carta anunciando la inminente puesta en marcha de las obras de ampliación del ambulatorio", señala el secretario general de los socialistas de Arroyomolinos, Juan Carlos García, que acusa al alcalde de "incompetente". Según la oposición, la situación de la atención sanitaria en la localidad es muy mala. "Hay que esperar 15 días para hacerse unos análisis de sangre. Y para tener una cita en el médico de familia, la espera es de una semana", insiste García.

El Ayuntamiento da la callada por respuesta y no respondió a las preguntas de este periódico.