Martes,28 de marzo de 2017

Robles acaricia la mayoría absoluta en Fuenlabrada

El socialista Manuel Robles tiene en su mano la posibilidad de lograr la mayoría absoluta en las elecciones locales del 24 de mayo, que le permitiría gobernar en solitario durante los próximos cuatros años.

Según una encuesta de Sigma Dos para Al Cabo de la Calle, el PSOE sería el claro vencedor de los comicios al obtener el 46,3% de los votos, que se traduciría en 14 concejales. Frente a los datos de las elecciones de 2011, los socialistas sumarían cinco puntos porcentuales y dos ediles.

El resultado arrollador que alcanzaría Robles le serviría para garantizar la estabilidad de su Gobierno sin necesidad de alcanzar un pacto o acuerdo con otras formaciones, como sí ocurrió hace cuatro años con IU.

Desmoronamiento

El principal damnificado por el fuerte crecimiento del PSOE sería el PP de Sergio López, que se desplomaría al perder 12,6 puntos y pasar del 38,4% al 25,8% de los votos. Este destacado retroceso deja al PP prácticamente sin opciones de arrebatarle por primera vez el poder a la izquierda, que gobierna en Fuenlabrada desde 1979. Con su pronunciada caída, el PP obtendría entre 7 y 8 concejales, lejos de los 11 que obtuvo en 2011 de la mano de Manuel Molina.

Irrupción

La encuesta, elaborada sobre 800 entrevistas realizadas entre el 18 y 22 de marzo, refleja una considerable irrupción de la plataforma de izquierda Ganar Fuenlabrada, que conseguiría 3 ediles en el Ayuntamiento. Esta formación, que a dos meses de las elecciones aún no cuenta con un candidato a la Alcaldía, se alzaría con el 9,4% de los sufragios.

El tablero político de la ciudad contaría con otra nueva formación pujante: Ciudadanos, que entraría en el Consistorio con dos concejales. El partido, que en Fuenlabrada está liderado por Patricia de Frutos, se aseguraría dos asientos en el Consistorio al reunir el 7,2% de los votos, de acuerdo a los cálculos de Sigma Dos. 

La situación en IU, en cambio, es tremendamente preocupante. Suma únicamente el 5% de las papeletas y entre 0 y 1 concejal, lo que deja al partido al borde del precipicio. Teresa Fernández, que repetirá como candidata, no logra contener la fuga de apoyos hacia otras formaciones como el PSOE o Ganar Fuenlabrada, que compiten en un espectro ideológico similar.

De acuerdo al sondeo, IU perdería 5,7 puntos y entre 2 y 3 ediles. Este resultado se puede deber, entre otras cuestiones, a la situación procesal de Fernández, contra la que un juez dictó la apertura de juicio oral por un caso denunciado por el PP.

Irrelevancia

UPyD, por su parte, quedaría relegada a una irrelevante sexta posición. El sondeo, que se elaboró antes de que estallara la crisis por los pésimos datos cosechados en Andalucía, deja a la formación sin el único concejal que obtuvo en 2011 al pasar del 5,7% al 3,1% de los sufragios.

De esta forma, el partido magenta no lograría el objetivo que perseguía cuando sustituyó en primarias a Francisco Conesa por Mar García Villares como candidato a la Alcaldía.

Sólidos apoyos
La incontestable victoria que lograría Robles en las elecciones locales se asienta sobre pilares fijos y estables. El PSOE de Fuenlabrada es la opción favorita de voto para el 21% de los encuestados y es el partido que provoca menos rechazo entre los ciudadanos debido a que el 41,7%, una cifra inferior a la del resto de formaciones, dice que no le votaría nunca.

El PP, por su parte, recibe el apoyo del 12,4% y genera el rechazo del 62,2% de los votantes, que confiesan que nunca votarían al partido de Sergio López.  Sin embargo, casi un 24% de los electores admite que podrían apostar por los populares.

En cambio, Ganar Fuenlabrada es la formación que acumula una mayor tasa de rechazo con el 67,1% y únicamente es la opción favorita de voto para el 4,9%.

Robles, por otra parte, no acusa el desgaste electoral que supone llevar trece años al frente del Ayuntamiento porque, de acuerdo a la encuesta de Sigma Dos, el 47,5% de los vecinos considera que la gestión desarrollada por el Gobierno municipal de Fuenlabrada es buena o muy buena. Sin embargo, el 34,8% cree que esa labor es regular frente al 12,3% que tiene una opinión mala o muy mala.

El equipo de Gobierno liderado por el alcalde Robles logra su mejor nota entre los votantes socialistas y entre los mayores de 64 años. Los afines al PP son los menos positivos, aunque el 32,2% de ellos señala que la gestión ha sido buena o muy buena. Llama la atención que el electorado de UPyD sea el más crítico porque el 25,6% cree que la labor ha sido mala o muy mala.


Vídeos de YouTube relacionados

Loading...
Loading...