Lunes,24 de abril de 2017

Sin vestuarios y aglomerados en una jaula, la realidad del fútbol en el barrio de Loranca

Infantiles, alevines y cadetes. Todas las categorías hasta completar un total de 900 menores que entrenan entre el campo de Loranca y el cedido por la URJC. Ese es el día a día en ‘La Jaula’, llamado así al estar rodeado todo del perímetro del campo por una valla que apenas guarda 60 centímetros de distancia con el verde. Un espacio tan reducido que en más de una ocasión ha producido lesiones a los jugadores.

El campo ocupa una superficie de 36 por 24 metros y es utilizado como zona de entrenamiento por clubes deportivos de distintas categorías, que año a año siguen creciendo mientras la instalación mengua. Por ello, el tiempo de entrenamiento se ha visto reducido a dos sesiones semanales por equipo para que todos puedan utilizarla. Algunos incluso entrenan a las 23.00 horas sin posibilidad de cambiarse y teniendo instituto al día siguiente.

Y es que los vestuarios más próximos se encuentran a 200 metros de ‘La Jaula’, por lo que “los chavales se ven obligados a cambiarse -algunos ni eso- y mear en la calle porque los entrenadores no pueden acompañarlos ni dejarles solos al ser menores”, como se queja uno de los padres. 

En el último Pleno, el PP de Fuenlabrada se hizo eco de estas reclamaciones que llevan realizándose desde hace cuatro años. Y en este sentido, los populares llevaban una moción instando al Gobierno municipal a rehabilitar ‘La Jaula’ y a construir un nuevo estadio con equipamiento. La propuesta fue rechazada por los concejales del equipo de Gobierno, pese a que el propio alcalde, Manuel Robles, reconoció en el Pleno que su Ejecutivo había “generado un problema” cuando, según el regidor, convenió con los clubes de Loranca que ‘La Jaula’ era exclusivamente de entrenamiento y “no pasaba nada con los vestuarios” sin tener en cuenta que la demanda iba a crecer.

Por su parte el concejal de Deportes, Juan Carlos López, aseguró que el tapiz de Loranca se iba a sustituir a lo largo de este año, sin mencionar nada de los vestuarios. Tras acusar al PP de “oportunismo político”, el responsable de Deportes aseguró que el nuevo campo de fútbol estará listo en 2018, una vez concluida la permuta de terrenos entre Móstoles y Fuenlabrada y que ya está contemplada en el actual PIR.

Sin embargo, y tras votar en contra de la propuesta del PP, Juan Carlos López mantuvo una reunión hace escasos días con los clubes a los que les aseguró que se acometerían las mejoras que proponía los populares en su moción y que llevaban reclamando los padres desde hace casi un lustro. Además, les avanzó que el nuevo campo de fútbol estaría listo en 2019 (fecha de elecciones locales) y no en 2018, como apuntó en el Pleno.

Esto ha provocado un malestar generalizado en los progenitores. “No ha tenido el detalle de informar a los padres de que se iban a hacer las obras. Es cierto que aclararon temas, pero a día de hoy nuestros hijos tienen que salir del barrio para entrenar y competir en otros campos en condiciones poco adecuadas”.

Sea como fuere, los ‘pequeños’ futbolistas siguen hacinados en ‘La Jaula’ y desde el PP temen que el Gobierno de Robles haga lo mismo que hizo con el campo del Arroyo propuesto por los populares, que fue rechazar la moción y acusarles de querer tirar casas para, meses después, apropiarse de la idea.